Marceliano García de Tena: “El sector de la ingeniería y la construcción mexicano demanda una formación generalista, como tenemos los ingenieros españoles”

La revista Ingeniería Industrial entrevista a Marceliano García de Tena, ingeniero industrial en México.

20141127_090753Nacido en Quintana de la Serena (Badajoz), con ocho años se traslada a vivir con su familia a Sevilla y estudia en el colegio San Francisco de Paula. Tras licenciarse en Ingeniería Industrial en la Universidad de Sevilla, trabaja como ingeniero de proyectos en Ge&Pe, una pequeña ingeniería sevillana. De ahí se incorpora a Ayesa como jefe de proyectos y en 2008 llega a México para llevar a cabo un proyecto de línea de Metro. Más tarde pasa a Grupo Aldesa como director técnico y de contratación del área industrial.

Desde hace más de seis años vive y trabaja en México. ¿Qué le motivó a dar este paso?

Fue una proposición indecente. Me lo plantearon y no me lo pensé, tenía ganas de cambiar de aires y afrontar un nuevo reto. Al principio iba y venía cada dos meses. Así estuve algo más de un año. En este tiempo se fue creando el departamento de Instalaciones e Industria de Ayesa México, se fueron contratando proyectos y me propusieron quedarme dirigiendo el departamento. Siempre quise trabajar en el extranjero, en algún país de habla inglesa, aunque no tenía la certeza de que esto fuera a suceder.

¿Cuando estudiaba se lo imaginaba?

Cuando estudias una carrera como Ingeniería Industrial sabes que esos conocimientos los puedes aplicar en cualquier parte del mundo. De hecho, los ingenieros españoles estamos muy valorados en México.

¿Cómo se encuentra allí en el plano profesional?

Muy bien, he tenido un crecimiento profesional importante. Hace un año y medio cambié de empresa, pasé a la constructora Grupo Aldesa y fue un cambio, de la ingeniería a la constructora, que me ha otorgado otra visión.

¿Existen muchas oportunidades en México?

No te digo infinitas porque parece exagerado, pero sí existen muchas oportunidades. El sector de la ingeniería y la construcción mexicano demanda una formación generalista, como tenemos los ingenieros españoles, ya que el modelo de estudio mexicano es muy especializado. Nuestro amplio conocimiento les llama mucho la atención porque se dan cuenta de que para gestionar un proyecto no es necesario tener tantas personas, cada una de una especialidad diferente. Nunca olvidaré mi primera reunión con más de veinte personas. Esto luego se nota en la calidad y en los números del proyecto. Hay muchos sectores con oportunidades: construcción, ingeniería, energías renovables, petroquímica, consultoría de mercados o ventas.

¿Existen diferencias a la hora de trabajar?

Depende. Con entidades públicas sí existe una cierta diferencia, ya que les gusta que se use terminologías mexicanas. Por ejemplo, en vez de caudal cuando hablamos de fluídos, aquí se habla de gasto y más de una vez nos han hecho cambiar las memorias de cálculo y planos por este motivo. En el sector privado estos detalles pasan un poco más desapercibidos.

¿Cómo describiría la ingeniería industrial allí?

Hay que mencionar que la ingeniería industrial en Latinoamérica se identifica con la especialidad de Organización Industrial de nuestro Plan de Estudio. El ingeniero industrial en México se dedica a la logística, al marketing o a ventas. Por lo tanto, en función de la especialidad que tengamos aquí seríamos ingenieros civiles, mecánicos, eléctricos, electrónicos, etc. Como anécdota, en un proyecto de un sistema de aire acondicionado, la supervisión me pidió el Plan de Estudios de la universidad española porque no se creían que siendo ingeniero industrial estuviera capacitado para hacer ese tipo de proyectos.

¿Qué le diría a un ingeniero industrial que hace las maletas para emigrar?

Que venga con ganas de aprender, de trabajar y a comerse el mundo. Trabajar y vivir en un país extranjero da
una riqueza personal que no puedes adquirirla de ninguna otra manera. Es una oportunidad que no hay que perderla, en esta vida hay tiempo para todo y creo que es algo que hay que hacer alguna vez.

¿Cuáles son sus planes?

A medio plazo afianzar a mi empresa en el sector industrial mexicano, que es el reto que me han planteado. Desde un punto de vista más personal, esperar ansiosamente la llegada de mi segundo hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *